Censo de la población Isla de Pascua, efectuado el día dos de Abril de mil novecientos veintiséis; Total de habitantes, trescientos cincuenta y ocho. Este censo se hizo en presencia de la policía y del que suscribe Carlos A. Recabarren / Censo de la población de la Isla de Pascua. Efectuado el 15 de Abril de 1929. Con ayuda de los empleados públicos y algunos vecinos y del subdelegado marítimo que suscribe Carlos Recabarren Larrahona.

$12.500.000

Hanga Roa, Abril dos de 1926. 7 hojas manuscritas con el listado de nombres y total de habitantes de la isla. Posee una nota que rectifica el total de habitantes: «Por olvido del que suscribe hay que agregar una persona más, y es la siguiente: Victoria Huque. Total general: 359». Firmado por el subdelegado Carlos Recabarren, con timbre de la oficina del rejistro civil Isla de Pascua. Folio menor (33×20 cm). Estado de conservación: Buen estado, presenta leve desgaste. Documentos contenidos en carpeta de conservación: tapas duras, cubierta de tela de encuadernar gris y cintas de amarre, interior papel de algodón 300 grs., libre de ácido con solapas, cobertura de documento con carpeta de mylar transparente de conservación.

Hanga Roa, Abril 15 de 1929. 14 hojas manuscritas con el listado de nombres, edad, sexo y total de habitantes de la isla. Es importante destacar que el documento posee una sección con la identidad y el número de quienes padecían la lepra. Firmado por el subdelegado Carlos Recabarren, con timbre de la oficina del rejistro civil Isla de Pascua. Folio menor (33×20 cm). Estado de conservación: Buen estado, presenta leve desgaste. Documentos contenidos en carpeta de conservación, tapas duras, cubierta de tela de encuadernar gris y cintas de amarre, interior papel de algodón 300 grs., libre de ácido con solapas, cobertura de documentos con carpeta de mylar transparente de conservación.

Si bien existe oscuridad al respecto, estudios recientes señalan que la población de la Isla de Pascua alcanzó más de 10 mil habitantes en su época de mayor esplendor, entre los siglos XII-XV. Durante el siglo XVIII, específicamente desde 1722, cuando es incorporada al proceso de expansión colonialista por el marino holandés Jacob Roggeveen, la isla fue visitada por exploradores, aventureros y balleneros. Esta situación, eminentemente desestabilizadora, que incluyó transmisión de enfermedades desconocidas para la etnia Rapanui e incluso redadas esclavistas entre 1862-63 provocó un colapso que llevó a la casi total extinción de su población.

En 1866 el padre Hipólito Roussel estima una población de mil doscientos individuos; Hacia 1869, la cifra había descendido a la mitad, hasta llegar a una situación realmente dramática en 1877: el antropólogo Grant McCall señaló que solo sobrevivían 110 individuos.

En 1888 la isla es incorporada al territorio chileno con la firma de un «Acuerdo de voluntades» entre el estado y los jefes Rapanui. Un censo realizado en 1892 por personal de la goleta «Abtao» contabiliza 201 habitantes; Si bien existe un ligero aumento poblacional, su incorporación al territorio nacional en ningún caso significa una superación de tan extrema situación. Son de triste memoria para la población Rapanui las actividades del comerciante francés avecindado en Chile Enrique Merlet y posteriormente, las acciones de la «Compañía Explotadora de la Isla de Pascua». Una modalidad de trabajo absolutamente ajena, la privatización de la tierra y la transmisión de enfermedades como la lepra, son elementos que mantienen en constante peligro a su población.

En 1916, el entonces subdelegado J. Ignacio Vives Solar llevó a cabo un censo, Se excluyó a los residentes no Rapanui que se encontraban en la isla y se llegó a una recopilación de información de 268 personas. Posteriormente, en 1934-35, como parte de la expedición franco-belga comandada por Alfred Metraux , el médico chileno Israel Drapkin realizó un censo con los nombres, apellidos, sexo, edad y estado civil de la población Rapanui, arrojando este un total de 456 habitantes.

Es en este contexto en que hay que situar los censos del subdelegado Carlos Recabarren. Por tanto, estamos en presencia de documentos de alto valor histórico, documentos de carácter oficial, emitidos por la máxima autoridad del estado en la isla. En fin, documentos que pueden arrojar nuevas luces para los estudios de la población Rapanui y también, sobre el polémico tema de la propiedad territorial en la isla.

 

Descripción

Hanga Roa, Abril dos de 1926. 7 hojas manuscritas con el listado de nombres y total de habitantes de la isla. Posee una nota que rectifica el total de habitantes: «Por olvido del que suscribe hay que agregar una persona más, y es la siguiente: Victoria Huque. Total general: 359». Firmado por el subdelegado Carlos Recabarren, con timbre de la oficina del rejistro civil Isla de Pascua. Folio menor (33×20 cm). Estado de conservación: Buen estado, presenta leve desgaste. Documentos contenidos en carpeta de conservación: tapas duras, cubierta de tela de encuadernar gris y cintas de amarre, interior papel de algodón 300 grs., libre de ácido con solapas, cobertura de documento con carpeta de mylar transparente de conservación.

Hanga Roa, Abril 15 de 1929. 14 hojas manuscritas con el listado de nombres, edad, sexo y total de habitantes de la isla. Es importante destacar que el documento posee una sección con la identidad y el número de quienes padecían la lepra. Firmado por el subdelegado Carlos Recabarren, con timbre de la oficina del rejistro civil Isla de Pascua. Folio menor (33×20 cm). Estado de conservación: Buen estado, presenta leve desgaste. Documentos contenidos en carpeta de conservación, tapas duras, cubierta de tela de encuadernar gris y cintas de amarre, interior papel de algodón 300 grs., libre de ácido con solapas, cobertura de documentos con carpeta de mylar transparente de conservación.

Si bien existe oscuridad al respecto, estudios recientes señalan que la población de la Isla de Pascua alcanzó más de 10 mil habitantes en su época de mayor esplendor, entre los siglos XII-XV. Durante el siglo XVIII, específicamente desde 1722, cuando es incorporada al proceso de expansión colonialista por el marino holandés Jacob Roggeveen, la isla fue visitada por exploradores, aventureros y balleneros. Esta situación, eminentemente desestabilizadora, que incluyó transmisión de enfermedades desconocidas para la etnia Rapanui e incluso redadas esclavistas entre 1862-63 provocó un colapso que llevó a la casi total extinción de su población.

En 1866 el padre Hipólito Roussel estima una población de mil doscientos individuos; Hacia 1869, la cifra había descendido a la mitad, hasta llegar a una situación realmente dramática en 1877: el antropólogo Grant McCall señaló que solo sobrevivían 110 individuos.

En 1888 la isla es incorporada al territorio chileno con la firma de un «Acuerdo de voluntades» entre el estado y los jefes Rapanui. Un censo realizado en 1892 por personal de la goleta «Abtao» contabiliza 201 habitantes; Si bien existe un ligero aumento poblacional, su incorporación al territorio nacional en ningún caso significa una superación de tan extrema situación. Son de triste memoria para la población Rapanui las actividades del comerciante francés avecindado en Chile Enrique Merlet y posteriormente, las acciones de la «Compañía Explotadora de la Isla de Pascua». Una modalidad de trabajo absolutamente ajena, la privatización de la tierra y la transmisión de enfermedades como la lepra, son elementos que mantienen en constante peligro a su población.

En 1916, el entonces subdelegado J. Ignacio Vives Solar llevó a cabo un censo, Se excluyó a los residentes no Rapanui que se encontraban en la isla y se llegó a una recopilación de información de 268 personas. Posteriormente, en 1934-35, como parte de la expedición franco-belga comandada por Alfred Metraux , el médico chileno Israel Drapkin realizó un censo con los nombres, apellidos, sexo, edad y estado civil de la población Rapanui, arrojando este un total de 456 habitantes.

Es en este contexto en que hay que situar los censos del subdelegado Carlos Recabarren. Por tanto, estamos en presencia de documentos de alto valor histórico, documentos de carácter oficial, emitidos por la máxima autoridad del estado en la isla. En fin, documentos que pueden arrojar nuevas luces para los estudios de la población Rapanui y también, sobre el polémico tema de la propiedad territorial en la isla.